Hace ya un año y pico que Paco se jubiló, pero no habíamos podido celebrar con él la comida de despedida y sabíamos que era lo que más ilusión le hacía. Cielo removió Roma con Santiago y nos buscó un sitio al aire libre para reunirnos. Ayer tuvimos una celebración entrañable en la que se pronunciaron palabras muy bonitas y sentidas. Pepe, ya jubilado, abrió las prédicas; siguió Manu, quien agradeció la oportunidad de inicio y acompañamiento en la profesión docente de su mano; continuó José Ramón, con unas preciosas palabras que engarzaban las canciones de Aute, las preferidas por Paco, con los sentimientos de amistad; Sor María Luisa hizo un repaso a su trayectoria Josefino-Trinitaria, destacando aspectos reconocibles de su personalidad: amor por Plasencia, lecturas y reflexiones profundas, sentido crítico y espiritualidad. Acompañado por su esposa, Inés Mari, Paco se nos emocionó y abandonó los papeles (que traía preparados en sucio y adjuntamos) para hablarnos desde el corazón: tuvo palabras mucho más hermosas en directo que en el papel; nos hizo sentir la trascendencia del momento que vivimos, la debilidad ante la amenaza por la enfermedad y la muerte y nos transmitió su profundo agradecimiento, a los que pudimos estar y «a los que no pudieron», por haber formado parte de su vida en la que sentía una alegría contenida y melancólica, tal como él es: todo un poeta y filósofo escondido tras una coraza de hombre de Historia.

#EducamosContigo

#ColegioSantísimaTrinidadPlasencia

#DesdeLaGuarderíaALaUniversidad

#FamiliaJosefinoTrinitariade❤